Trabajar en Londres: guía rápida

Hello everybody!!!

En esta segunda entrada quería presentar la experiencia que estoy viviendo ahora mismo: trabajar en Londres. Todos tenemos un amigo/a, conocido/a, primo/a, novio/a que vive/ha vivido/va a vivir en Londres y, en el mejor de los casos, ya habrás visitado esta ciudad y procedido a realizar los movimientos más típicos, como la foto con el Big Ben de fondo y los “Beefeaters” del Buckingham Palace tan simpáticos ellos. Aparte de estas cuestiones (y otras no menos tópicas), Londres es conocida porque, en teoría, cualquiera que así lo desee e independientemente de su nivel de inglés, puede tener una oportunidad laboral. De lo que les quiero hablar en esta ocasión, por ende, es de mi prematura experiencia con la ciudad en lo que a trabajo se refiere: cómo encontrar (encontré) trabajo y los documentos que vas a necesitar si quieres conseguir un puesto, aunque sea a corto plazo.

ANTES DE HACER LA MALETA

Es importante tener en cuenta que Londres es una ciudad MUY cara. Encontrar alojamiento es una odisea, sobre todo si tenemos en cuenta la relación calidad/precio, y más aún para estudiantes o recién egresados como yo que, en la mayoría de los casos, vamos con los pesitos contados. En mi caso, yo vine porque tengo amigos aquí que me abrieron las puertas de su casa (aprovecho para agradecer enormemente a Isa y Ale, y sobre todo a Alba y Alberto. No podría tener mejores amigos). En caso contrario, con toda seguridad, no habría optado por esta ciudad. Si estás pensando en venir, te recomiendo que ahorres de antemano porque si no se te va a hacer bastante cuesta arriba. Las habitaciones son carísimas y sueles pagar el mes por adelantado, la fianza y la fee (lo que se lleva la agencia por intermediar), sin contar con el transporte (seguramente te vayas a mover en metro; 2’40€ el viaje sencillo. Mind the gap), comida, etc. Por todo esto, personalmente no creo que Londres sea el destino idóneo si no tienes nada ahorrado y ningún conocido o amigo de confianza aquí al que acudir en caso de emergencia, o simplemente si tu intención es pasar el verano fuera de casa y ahorrar un dinerito (o por lo menos, no poner dinero para trabajar) ya que, si tienes que afrontar todos estos gastos, vas a salir perdiendo dinero seguro. A pesar de que es una ciudad interesante y con muchas oportunidades, es una capital bastante dura… ¡Así que think twice!

CÓMO ENCONTRAR TRABAJO

Como se dijo en un primer momento, en Londres trabajo hay, así que seguramente encuentres algo más o menos rápido, dependiendo de tus skills, de cómo te vendas y del factor suerte/destino/x. Tienes dos vías para buscar: Internet y el puerta a puerta. En Internet hay portales bastante interesantes y reputados, como son Indeed y Reed, en donde colgar tu CV y añadir un perfil con un mensaje de presentación. Puedes solicitar diferentes puestos en pijama desde tu casa, guardar los que te interesan, afinar tu búsqueda dependiendo del factor distancia, dinero que quieres ganar… En mi caso, opté por el puerta a puerta, porque creo que el hecho de que te puedas expresar y hablar con el mánager del lugar (en el mejor de los casos) puede mejorar lo que tengas escrito en el papel. Yo encontré trabajo el primer día que salí en su búsqueda, en Oxford Street (uno de los epicentros del consumismo de la ciudad). En mi experiencia, la mánager de la empresa de retail a la que me acerqué apenas miró mi CV. Todo se basó en la entrevista que me hizo y luego el trial, una prueba de dos horas en la que estuve trabajando. Si tienes la misma suerte y accedes a una entrevista, no titubees. La seguridad es primordial: mantener contacto visual, no cruzar los brazos, hablar con serenidad, alto (no te pases) y claro. Una de las cosas que más me sorprendió es que no solo en bares y restaurantes, sino también en tiendas y franquicias se cuelgan cartelitos en los escaparates para anunciar las vacantes, tanto a tiempo completo como parcial, así que todo es entrar, intentar hablar con el mánager y dejar tu CV. Por esto, también es importante que ni bien llegues te hagas con un número de teléfono británico, porque el +34 resulta poco atractivo en una ciudad en la que, si bien hay bastante oferta de trabajo, son muchos los que quieren conseguir un puestito en el mercado laboral.

TRÁMITES QUE TE VAN A HACER FALTA

NIN: es el National Insurance Number, lo que viene a ser nuestra Seguridad Social. Es requisito fundamental para que te den trabajo y es muy sencillo de hacer. Se llama por teléfono para pedir cita y te dan un día, hora y número de referencia. La cita la suelen dar para la semana siguiente y una vez allí te toman una serie de datos (número de móvil, dirección, estado civil…) y te entregan un número provisional hasta que te asignen el tuyo (el proceso tarda unas cuatro semanas). Con este provisional ya puedes acceder a un trabajo y firmar tu contrato.

Cuenta bancaria: te va a sorprender la que hay aquí liada con el banco. A diferencia de España, en Londres es normal pagar un café con leche con tarjeta, e incluso he visto una franquicia de comida que no acepta efectivo. Existe una tarjeta de crédito, la contactless, con la que puedes pagar sin necesidad de pin, ya que funciona a modo de código de barras, algo que agiliza la operación económica ya que solo tienes que esperar el piiip que garantice que tienes money, money, money. Volviendo a lo que iba: aquí no es tan fácil abrir una cuenta bancaria como en España, que te la hacen en el momento y con vajilla incluida. En la mayoría de los casos te dan una cita o tienes que rellenar una serie de formularios y esperar a que el banco te acepte, algo que puede tardar unos 8-10 días laborables. En mi caso, yo conseguí trabajo sin NIN y sin cuenta bancaria y a la semana me hice de estos dos trámites, así que ni bien llegues empieza con el papeleo y gana tiempo.

Bueno, estos son los consejos de una recién llegada a Londres. La ciudad no decepciona, aunque es verdad que no es para cualquiera. Las distancias son bastante grandes y el ritmo de la ciudad, en horas puntas, es frenético. Igualmente, trabajar aquí es una experiencia positiva, ya que vas a estar mano a mano con gente de todo el mundo (literalmente) y existe una oferta cultural que pone los dientes largos. Así que si estás pensando en venir a Londres a vivir la experiencia, piénsalo dos veces, ahorra dinerito y… ¡Tírate al agua!

Torinotti

*Fuente imagen: imgur.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s