Los prejuicios en los videojuegos

Hace poco viendo la televisión, apareció para mi sorpresa un reportaje en las noticias sobre los videojuegos y cómo estos animaban a los niños a ejercer la violencia contra sus padres. No recordaba cuándo fue la última vez que vi una noticia así (yo pensaba que ese tipo de prejuicios ya habían desaparecido), pero me molestó bastante la ignorancia con la que se hablaba de ellos. Desgraciadamente, hoy por hoy los videojuegos siguen siendo una especie de tabú en según qué ambientes y es algo que me gustaría tratar en esta entrada.

Entiendo que pueda parecer un tema un poco aislado con respecto a la temática del blog, pero voy a abordarlo debido a que una de mis salidas profesionales predilectas es la traducción de videojuegos. Además, como humanista, me gustaría ayudar a eliminar los prejuicios que existen hoy en día en nuestra sociedad. Por otro lado, en futuras entradas hablaré de la traducción de videojuegos y otros temas relacionados y, por eso, me parece conveniente escribir esta entrada a modo de guía para leer las siguientes y entender un poco mejor lo complicado que es en realidad el mundo del videojuego.

Como jugadora incondicional y fan de los videojuegos me he visto ya en la situación en la que alguien describe un videojuego como «un muñeco corriendo por la pantalla». Esta descripción no es solo algo ofensiva (depende de cómo y quién lo diga, claro está), sino que revela la ignorancia sobre el tema de la persona que emite tal juicio. Creo, sinceramente, que los motivos por los que se producen continuamente estos ataques están estrechamente relacionados entre sí y para no hacerme un lío y que todo esto sea más agradable para todos, los voy a enumerar y explicar con tranquilidad a continuación.

  • Supuesta violencia

Si bien es cierto que existen videojuegos violentos, estos están catalogados según el PEGI (Pan European Game Information). Cuando veo estos reportajes, la mayoría de las veces los padres hablan de lo violentos que son los videojuegos a los que juegan sus hijos (aunque hay que tener en cuenta que son videojuegos que ellos mismos les han comprado), mencionando normalmente juegos como Halo, Call of Duty, Gears of War… Si miramos la regulación de edad de estos títulos en concreto, veremos que varían entre +16 y +18. Vale. Esto me recuerda a el revuelo que hubo en el estreno de Deadpool (yo misma vi salir del cine a varios adultos con sus hijos en brazos), en el que los padres se quejaban de que la película era demasiado obscena y violenta para sus hijos. Si se miraba la edad recomendada, la película estaba catalogada como una película +18, es decir, el hecho de que sea una película de superhéroes no la hace infantil, al igual que sucede con el videojuego. Además, ¿por qué va a ser más violento un videojuego que la programación de la televisión o un libro?

  • Desconocimiento y generalización

El no conocer el mundo de los videojuegos hace que la gente generalice puesto que no sabe demasiado del tema. Para la mayoría de las personas, los videojuegos se reducen a aquellos más famosos, conocidos mundialmente, y sobre todo, a los que tienen difusión en televisión. Sin embargo, es necesario señalar que existen infinidad más de los que se muestran. De hecho, me atrevería a decir que existe un videojuego perfecto para cada persona, ya que los géneros son incontables y se renuevan continuamente (como es propio de un mundo tan creativo en formación como es este). Rítmicos, de aventura, de acción, puzzles, de plataformas… sin olvidar los subgéneros. Vamos, una burrada. Incluso habría que tener en cuenta que según si son occidentales u orientales tienen características distintas (comparando por ejemplo, Dragon Age y Final Fantasy, juegos de rol occidental y oriental, respectivamente). Al final, para los que no saben, el mundo de los videojuegos empieza con Super Mario y acaba con SingStar. Así pues, aunque la generalización pueda no parecer mala, aquí lo es, puesto que subestima y menosprecia a un mundo mucho más rico de lo que seguramente muchos imaginen.

giphy
Fuente: giphy
  • Estigmatización y desprestigio

Siguiendo con el punto anterior de desconocimiento e incluso la asociación de los videojuegos como algo dedicado al público infantil, me gustaría apuntar que se ha creado una idea errónea de que las personas que juegan videojuegos dedicándole una gran parte de su tiempo (digamos, como pasatiempo preferido, unas horas al día). Esto se debe a que se considera que estos son un entretenimiento vacío y que es mucho más preferible o recomendable, por ejemplo, leer un libro. Bueno, no puedo estar más en contra. Si se tiene en cuenta esto, sería mucho más productivo leer la saga Crepúsculo que jugar a obras de arte tales como The Last of Us o Mass Effect. De hecho, estos mismos juegos han provocado en mí muchos más sentimientos, pensamientos y reacciones que muchísimos libros, presuntamente productivos y recomendables de leer. Continuando con esta idea, precisamente porque se considera que los videojuegos no son dignos de ser considerados arte, a la altura de otras como la literatura o el cine (gracias a Nietzsche eso está cambiando, hace relativamente poco que están empezando a ser considerados como el nuevo arte del s. XXI ¡por fin!), los jugadores son considerados gente rara. Unos frikis, vamos. Claro, es que quién dedicaría tanto tiempo a algo que es para niños y que no sirve para nada, que solo crea gente sin cerebro. La realidad es que hay jugadores de League of Legends, por no decir otros, que pueden llegar a ganar incluso la friolera de 600 000 euros por ganar un torneo. Sí, has leído bien.

  • Resistencia al cambio

Esto es algo ya prácticamente intrínseco del ser humano y en nuestra historia. Todo lo anterior era mejor. Nuestros padres se quejan de que antes los niños se portaban mejor, pero es que incluso mi generación se atreve a afirmar que los niños (nosotros) éramos mejores. Seguramente los que ahora son niños, de mayores digan lo mismo. Los tiempos cambian, es un hecho y es irremediable. Creo que el ser humano tiene una tendencia natural a rechazar lo nuevo, puesto que es algo que no conoce. Por ejemplo, sucede con la tecnología ya que ha supuesto un choque y un cambio muy grande y por eso mucha gente la rechaza. Sin embargo, esto ha pasado desde siempre; el arte contemporáneo fue repudiado en sus inicios por los eruditos, se creía que no tenía sentido y que era un arte feo, sin significado, pero hoy en día sabemos apreciarlo; pasó lo mismo con la novela hace todavía más tiempo, los escritores la rechazaban, era vulgar, horrible y hoy en día es uno de los géneros más queridos y usados.

Seguramente dentro de muchos años, cuando por fin se asiente esta nueva tendencia tan bien como se asentó el latín vulgar, la gente mire atrás e intente razonar por qué existía tanto odio hacia los videojuegos. Será algo que se estudie en universidades y por académicos como un arte contemporáneo e incluso incorporado en la vida diaria de la mayoría de la población. Se conocerán los títulos más queridos tan bien como se conoce La Celestina y se debatirá en clase sobre la moralidad de unas u otras decisiones tomadas en juegos como The Witcher. Aunque eso será todavía dentro de un tiempecillo. Mientras, esperamos podemos echarnos unas partidillas al Super Smash Bros, que quiero probar a Bayonetta.

Hala, enjoy ü

~Mariel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s