Lo que diga el pueblo

Hace relativamente poco mis compañerísimas Alba y María Consuelo escribieron dos entradas muy interesantes (que podréis leer si queréis otra vez haciendo clic AQUÍ y AQUÍ 😉 ) sobre dos temas muy relacionados pero opuestos: cuidar nuestra lengua materna y a la vez desafiar a la RAE con la inclusión de nuevas palabras, como son los extranjerismos. Yo, por no ser menos, quería sumarme a este temita aportando mi granito de arena sobre un par de cuestiones que he visto y sentido y que creo que son cosas con las que muchos os sentiréis identificados. Así pues, en esta entrada quiero comentar un dilema moral que posiblemente la mayoría (por no decir todos) de los traductores han sentido, sienten o sentirán en algún momento de su carrera: esto no se dice así, pero lo pone en la RAE.

Este debate mental surgió en mí de forma inesperada cuando bicheando por internet me topé con un artículo muy curioso que hablaba sobre la manera correcta de escribir la onomatopeya de la risa, sí, la risa. El típico «jajaja» que se ve en TODOS lados. Por lo visto, la forma más apropiada de escribirlo es con comas separando cada sonido, es decir, sería como «ja, ja, ja». Personalmente, cuando veía eso escrito en un libro (porque lo he visto), pensaba para mí misma: «ay que ver, qué tío más borde» y cuál era mi sorpresa al descubrir, según la descripción que seguía a la onomatopeya, que resultaba ser una carcajada totalmente sincera. Yo no sé vosotros, pero para mí una risa así, es una risa falsa. Si te ríes así en la cara de alguien, es pelea fijo, al menos en mi pueblo.

Fuera bromas, si no vives encerrado en una burbuja y tienes algo de vida social en la red, por todos lados verás carcajadas del estilo «JAJAJAJAJAJAJAJSJAJAJAJDSJFDSAKFDSJFDAA» o simplemente «jajajajajajajaja» si no se está teniendo una embolia carcajadil. De ahí que escribirlo de esa forma tan cortante, por decirlo de alguna manera, parezca un gesto feo o que incluso dé la sensación de que a la persona que se ríe, en realidad, no le hace  ni pizca de gracia. Es como la sensación de gritar cuando se escribe con mayúscula: YA NO PUEDO EVITAR LEER LAS COSAS ASÍ, CON GRITOS EN MI CABEZA, CUANDO VEO TEXTOS EN MAYÚSCULA.

jijijijajajajajfjdgf

Siguiendo este tema, hace poco estaba enfrentándome a un texto que tenía que traducir. No voy a enrollarme mucho, pero para que más o menos estemos en contexto (contexto, contexto, ¡NECESITO CONTEXTO!), estaba traduciendo un par de frases de un tutorial para un videojuego y, por lo tanto, debían ser frases simples y concisas. Mi disyuntiva apareció al encontrar la palabra en inglés zoom en mitad del texto. Zoom significa, así dicho muy campechanamente, acercarse para ver algo mejor. Curiosamente, existe en español la palabra zum, derivada claramente de una españolización de la palabra inglesa. Vale, si yo leo en un texto la palabra «zum», ya sea en el contexto que sea, no la voy a entender. Seguramente tenga que leer la frase varias veces (cosa que no siempre se puede hacer, sobre todo en un juego). Sin embargo, zoom sí que lo entendería. No solo por el hecho de que su uso está ya ampliamente extendido (¿quién no ha escuchado nunca eso de «hazle zoom»?), sino porque incluso en la terminología propia de los videojuegos, es un término con el que el jugador está familiarizado. Así pues, ¿qué hago? ¿Le hago caso a la RAE y sacrifico el entendimiento o la comodidad del jugador a favor de una ortografía impecable? ¿Le doy al jugador un entorno lingüístico con el que se sienta a gusto y le meto por toda la cara una palabra extranjera? Yo lo vi claro. En esa decisión, la RAE me tendrá que perdonar, pero me parecía mucho más importante la experiencia de juego y la facilidad a la hora de comprender el texto.

Con las carcajadas escritas me pasa algo parecido, ¿escribimos «ja, ja, ja» y tenemos una ortografía impecable a pesar de arriesgarnos a no transmitir el sentimiento correctamente a nuestros lectores? ¿Escribimos «jajajajajajajaja» cuando el personaje se muera de risa, aunque tengamos en nuestra consciencia eternamente el peso de la ley ortográfica culpándonos? Uf… qué indecisión, ¿o no?

giphy.gif

En mi humilde opinión, me parece más importante la reacción del lector o del jugador al leer el texto. La idea debe transmitirse correctamente y una mala ortografía puede ser un problema a la hora de que esa idea llegue bien, pero también puede serlo una buena ortografía. La lengua y sus usos van cambiando según los hablantes, es algo inevitable y, por lo tanto, todos nos tendremos que amoldar tarde o temprano a los nuevos usos y nuevas escrituras que vayan adquiriendo las palabras. Es la gracia de los idiomas supongo, porque si no sería demasiado fácil, como aprender una fórmula matemática. Esto le da vidilla al asunto, nunca mejor dicho.

¿Qué opináis vosotros? ¿Sois de los que escriben «JAJAJAJAJAJAJA» o «ja, ja, ja»? ¿Hacéis zum o hacéis zoom? Espero que toméis la decisión que toméis, no os arrepintáis de ello y estéis orgullosos de vuestro trabajo, que al fin y al cabo ¡también es lo importante!

Hala, enjoy ü

Mariel

Guardar

Anuncios

2 respuestas a “Lo que diga el pueblo

  1. Totalmente de acuerdo con vos. Algunas veces la RAE pretende ser ” papista que el mismísimo Papa”. Creo que aún no comprende muy ben eso de la globalización. Jajajajajajajaja!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s